II Ruta Histórico-Ambiental a la Sierra de Gibalbín

Escrito por Asociación. Posteado en Sin categoría

Por segundo año consecutivo organizamos junto con los amigos del Ateneo Cultural Andaluz Arbonaida, la Ruta Histórico-Ambiental a la Sierra de Gibalbín. Una actividad que ya el año pasado fue un éxito de participación, y que en esta segunda edición de nuevo se completó el cupo de participantes.   Después de organizarnos y repartirnos en coches, partimos desde El Cuervo hacia el Cortijo de la Blanquita, ya que este año la ruta se realizó por la vertiente este de la Sierra. Así pues desde el mencionado cortijo iniciamos el ascenso, flanqueados por acebuches, hasta la primera parada, una zona con un corte vertical en el terreno y que nuestro amigo historiador Antonio nos explicó que se trataba de una antigua cantera romana, en la que se extraía la piedra caliza con la que se construyeron tanto el castillo como la ciudad romana que más tarde visitamos. Además en esta zona algunos miembros de la Asociación explicamos las características generales de la zona en la que nos encontrábamos con especies típicas del bosque mediterráneo.   Proseguimos el ascenso hasta la zona más alta de la Sierra, con 410 metros de altura marcados por un vértice geodésico, y donde se encuentran las ruinas del antiguo castillo, del que solo quedan parte de la torre y parte de la tapia exterior. Desde esta zona se tiene una vista panorámica espectacular, aunque tuvimos la mala suerte de que la neblina nos impidiera verla en su totalidad. Si tuvimos una visión magnífica de la Laguna de los Tollos y de las obras que en estos momentos se están acometiendo para su restauración. Antonio nos explicó la importancia estratégica de este lugar y que los actuales restos de la torre eran de la época almohade pero construidos sobre restos de época romana.   Tras esto, nos dirigimos hacia el Cortijo de la Mazmorra, en cuyas tierras se encuentran las ruinas de la antigua ciudad. El resto más importante es parte de un gran arco, que en principio se suponía una de las puertas de entrada a la ciudad, pero que tras la ruta de expedición que se hizo con un experto arqueólogo, puede que se tratara de una fuente, una majestuosa construcción para demostrar la riqueza de la ciudad, y sobre todo del promotor de la obra, algo que era muy habitual en aquella época.   Tras las explicaciones de Antonio nos encaminamos hacia un la Fuente de las Tenerías, un bello paraje en el que nuestro chef  Manuel “Cafetera” nos tenía preparado un suculento manjar con el que reponer fuerzas y refrescarnos del calor. Allí pasamos un buen rato de tertulia y nos hicimos la foto de grupo, antes de salir de nuevo hacia el Cortijo de la Blanquita, punto final de esta maravillosa ruta.   Desde aquí queremos dar las gracias a todos los participantes, al gran Manuel “Cafetera”, y a los guardas de ambos cortijos por permitirnos realizar esta actividad y con ello seguir conociendo los misterios y la historia que encierra la Sierra de Gibalbín. Y por supuesto a nuestros amigos del Ateneo Arbonaida por realizar conjuntamente esta actividad, que esperemos siga muchos años, y por la enorme labor cultural que están realizando en nuestro pueblo.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario


tres × 9 =


Hit Counter provided by brochure holders