UN PASEO POR “GEBALMUNT”

Escrito por Asociación. Posteado en Sin categoría

El pasado Domingo 7 de Abril, la Asociación Ambiental Laguna de Los Tollos junto con el Ateneo Cultural “Arbonaida”, organizamos la primera Ruta Histórico-Ambiental por la Sierra de Gibalbín. Nuestro objetivo era dar a conocer, mediante un sendero interpretativo, los valores paisajistos  medioambientales e históricos de éste enclave. Todo ello con el permiso de propietarios y responsables de las distintas fincas por las que debíamos pasar. Desde aquí queremos darle nuestro agradecimiento.

El día prometía. Mañana soleada y temperatura agradable. Sobre las 09:30 estábamos en el Cortijo La Guillena, lugar de partida y llegada del recorrido. Aquí se dieron las pertinentes indicaciones para organizar la caminata.

En un entorno prácticamente deforestado, consecuencia de la actividad agrícola, nos sorprende el último reducto de bosque mediterráneo que sobrevive en Gibalbín: La Mesa de la Guillena 
Aquí, además de escuchar el canto de los pitos reales ( Picus viridis ), pájaros carpinteros que crían en la zona, encontramos ejemplares de orquídeas, como ésta Ophrys fusca  
 
  ¡¡ Con las primeras cuestas entramos en calor !!
Salimos del denso bosque de acebuches ( Olea europaea var. sylvestris ), encinas ( Quercus ilex ) y algarrobos (Ceratonia siliqua ) y aprovechamos para realizar nuestra primera parada, donde Jose Manuel Amarillo e Iñigo Sánchez nos hablaron sobre la vegetación mediterránea que ocuparía  toda la zona y de la que aún quedan restos, así como de los insectos que nos hemos encontrado por el camino.
              Continuamos la marcha, y a la vez que ganamos altura, obtenemos una vistas amplias del bajo Guadalquivir y los pueblos que salpican la campiña, como El Cuervo, Lebrija o Las Cabezas.    

Siguiendo el camino, llegamos a una zona de subidas y bajadas, protegida lateralmente por una de las lindes de la finca, formada por zarzamoras ( Rubus ulmifolius ), lentiscos ( Pistacia lentiscus ), encinas y algarrobos. En las vaguadas se hacía presente las fuertes lluvias caídas en los últimos días.

 

Al llegar a la cima de una de las lomas, de nuevo otra parada. Ésta vez es Agustín García Lázaro quien nos ilustra sobre historia y anécdotas de la comarca, todo con unas vistas inmejorables de las Marismas del Guadalquivir.

  Proseguimos la marcha en busca de nuestro próximo objetivo, que ya podemos visualizar: La cima de la Sierra de Gibalbín.    

Una vez arriba, nos deleitamos con las increíbles vistas de la campiña jerezana, las Marismas del Guadalquivir y la Sierra de Cádiz.  Una isla en mitad de la llanura, éso es Gibalbín. Y es por ello que desde fenicios, romanos y árabes han sabido aprovechar éste territorio estratégico para controlar sus reinos y ciudades. Prueba de ello es la torre ( o lo que queda de ella ) que preside la cima.  Jorge Molina, conocedor como nadie de la historia de Gibalbín, nos fue introduciendo en aquella época. Ésta antigua atalaya árabe fue construida a base de sillares y elementos procedentes de la época romana. Tuvo, sin lugar a dudas, una gran importancia defensiva.

 

Luego, de nuevo Agustín, nos contaba con detalle más topónimos, historia y anécdotas de todo hasta dónde alcanzaba nuestra vista. Ante nuestros ojos, todo el esplendor y belleza del paisaje: Los edificios altos de Sevilla, los pueblos del bajo Guadalquivir, la marisma con el río al fondo, Doñana, las sierras de Grazalema y Los Alcornocales y toda la Bahía de Cádiz.

 

Después de un pequeño descanso, seguimos el camino descendiendo por la ladera sur  hacia el Cortijo La Mazmorra, levantado sobre unas ruinas romanas. Aquí nuestra compañera Angelines traduce un texto recopilado por Agustín, dónde un historiador francés narra el estudio que hizo por la zona durante los años 70, mencionando a Jorge Molina.

               

La casa conserva restos de la antigua edificación romana. En palabras de Jose Manuel A.V :”Si ha estado habitada desde esa época podríamos estar ante una hacienda que lleva casi 2.000 años sin desocupar. Se cree incluso que este paraje tuvo presencia humana durante el Bronce pudiendo ser un asentamiento iberoturdetano”.

                Nos acercamos al enclave histórico de Gibalbín, la antigua ciudad romana.            

Las ruinas de lo que pudo haber sido una fuente monumental  y unas termas nos habla de la grandeza y el lujo de las edificaciones. Desde aquí se dominaba el “ager ceretanus”, aún visible las calzadas de acceso desde la campiña al escarpado lugar,  y podría ser una ciudad relevante ante el poder de la otra gran ciudad romana de la zona: Asta Regia

 

Los arqueólogos Germán Rodríguez y Jesús Montero, que no conocían el yacimiento ” in situ “, quedaron asombrados también por la majestuosidad de los edificios y aprovechamos para que nos hablaran un poco sobre el lugar en el que estábamos. Hay muchas hipótesis sobre Gibalbín, pero nada claro sobre el nombre de la ciudad que se asentaba aquí.

 

Ahora toca la hora del almuerzo, así que cogemos ladera abajo en busca de la Fuente de La Tenería. Maravilloso lugar para reponer fuerzas a la sombra de varios ejemplares enormes de Sauce llorón ( Salix babylonica ), el agradable ruido del agua y el arte de nuestro cocinero Manolito ” El Cafetera “. Allí nos tenía preparada cervecita fresca, papas y tomates aliñados, fresas con chocolate e incluso café. ¡¡Que más se puede pedir!! Entre tapa y tapa hablamos sobre las dos asociaciones organizadoras, cómo estaba transcurriendo la actividad, los restos del yacimiento…en fin, conociéndonos un poco.

  Luego vino la foto de recuerdo de todo el grupo…esperemos que el año que viene podamos repetir todos!  

Una vez comidos y después de recoger la basura, dejando el lugar tal y como llegamos, quedaba el camino de vuelta. Nos tocaban varias subidas, ahora con la barriga llena y el sol apretando un poco, así que el grupo se fue dispersando poco a poco conforme subíamos a La Mazmorra, para luego emprender la bajada hasta La Guillena.

  Siempre es buen momento para parar y echar un vistazo al horizonte o buscar nuevas orquídeas, como ésta Ophrys lutea.                

El grupo llegó a los coches bastante diseminado, así que aprovechamos para despedirnos más tranquilamente y pasarnos correos y teléfonos. Fue una jornada muy enriquecedora por todo lo que descubrimos y conocimos. Todos nos fuimos satisfechos y agradecidos mutuamente por el trato recibido.  Esperemos que podamos repetir el próximo año y que la historia de Gibalbín no quede en el olvido.

Gracias a todos.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (7)

  • Agustín GL

    |

    Enhorabuena por la crónica, por la página y por la organización de la salida con la que disfrutamos y aprendimos mucho,. Muchas gracias por vuestra invitación y por vuestra generosidad.
    Un saludo afectuoso: Agustin GL

    Responder

    • Asociación

      |

      Gracias a ti Agustín, tus aportaciones en la ruta fueron fantásticas, aprendimos mucho, esperamos contar contigo para otras actividades.

      Responder

  • Klo

    |

    Estoy muy agradecido!!! salu2

    Responder

    • Asociación

      |

      Agradecido a ti y a todos los que estuvieron en la ruta, sin todos vosotros no podríamos haberla realizado.

      Responder

  • carlos SOTO

    |

    Verdaderamente echamos un buen día. ENHORABUENA por la celebración del evento.

    Responder

    • Asociación

      |

      Pues sí que es verdad Carlos. Además de aprender y conocer la zona, disfrutamos mucho gracias a vuestra compañía. Nos veremos pronto.
      Muchas gracias y un saludo.

      Responder

  • Jose Manuel Amarillo

    |

    Gracias a vosotros y a vuestras buenas gestiones hemos tenido el placer de conocer muy a fondo este grandioso mirador de la campiña que es Gibalbín. Ah! …y encantado de haberos ayudado. Todo un lujo de excursión y participantes.

    Responder

Deja un comentario


1 × = ocho


Hit Counter provided by brochure holders